cambiar disco duro
Informática

Cambiar disco duro por SSD

Una solución bastante económica para seguir aprovechando nuestro ordenador portátil o sobremesa, es la de cambiar disco duro por SSD porque con este cambio vas a conseguir aumentar el arranque del sistema y la apertura de aplicaciones, a una velocidad brutal. Tal es el cambio que notarás un mejor rendimiento en la mayoría de funciones que haces en tu día a día. Y no es que me lo esté inventando, hay números de varios bancos de pruebas que corroboran la información del párrafo anterior, poniendo en evidencia a los discos duros mecánicos de toda la vida.

cambiar disco duro por ssd
Tiempos de apertura de aplicaciones con disco SSD (verde) y HDD (rojo)

Era una premisa más que predecible ya que los discos duros HDD que hemos conocido desde los inicios de la informática, tienen componentes mecánicos que aun habiendo mejorado considerablemente con el paso de los años, no igualan las velocidades de transferencia de un SSD.

Volviendo al tema de cambiar disco duro por SSD, hay que citar que tu PC se va a volver mucho más rápido para todas las tareas, desde copiar archivos de una carpeta a otra, hasta abrir Photoshop, por ejemplo. Así que si estabas pensando en cambiar de PC pero no querías gastarte tanto dinero, esta opción es muy recomendable. No es cara, porque ahora mismo en Amazon hay discos SSD de 500GB por 80 y pocos euros, y seguro que alargas dos años más la vida de tu PC como mínimo.

Qué mirar antes de cambiar disco duro por SSD. Capítulo 1.

Lo primero que comprobaría yo si fuera a hacer este cambio, sería el tipo de conector para disco duro que tiene nuestra placa base. En internet usando Google puedes encontrar información de prácticamente la totalidad de placas base que hay en el mercado, ya sea reciente o más vieja.

Como noción básica, los principales conectores de discos duros son los llamados SATA. Y dentro de este tipo de conectores, hay tres variantes llamados SATA I, II y III. Cada uno de ellos con unas velocidades de lectura/escritura diferentes, lo que probablemente si no dispones de una placa base con SATA II, hará que no saques todo el partido a tu nuevo disco SSD. Pero igualmente merece la pena, porque el aumento de velocidad es considerable respecto a las velocidades que puede llegar a dar un HDD tradicional con conector SATA II.

velocidad conectores sata
Tabla comparativa diferentes conectores SATA

Resumiendo la tabla de arriba, lo más importante es la velocidad real. Ahí es donde vamos a notar todo el potencial de cambiar el disco duro por SSD. Si nuestro PC es SATA III y metemos un SSD que soporta velocidades de 600MB/s estaremos aprovechando al máximo la velocidad que es capaz de alcanzar el conector.

En cambio, si tenemos un PC cuya placa base tiene conectores SATA II, aunque le metamos un SSD de 600MB/s, se hará un cuello de botella que limitará la velocidad máxima hasta los 300MB/s que soporta este tipo de conexiones. No estamos aprovechando al máximo la velocidad de la conexión SATA II, pero con un HDD tampoco lo haríamos, porque éstos no llegan ni a los 125MB/s en velocidad de lectura. Ya no quiero hablar de la de escritura que es más lenta…

Qué mirar antes de cambiar disco duro por SSD. Capítulo 2.

Lo segundo que miraría yo, es si el tamaño del nuevo SSD cabe perfectamente en el hueco que tenemos en nuestro PC. Puede parecer una tontería para ordenadores de sobre mesa, pero cuando se trata de portátiles donde el hueco está mas que aprovechado, no es ninguna broma.

Es muy probable que en un PC de sobremesa no tengas problemas para encajar tu disco SSD, total, no vas a moverlo casi nunca de sitio y no pasa nada si no está perfectamente encajado. Como ya he dicho, los discos SSD no son mecánicos y no tienen partes móviles que hagan vibrar o mover dicho disco. Pero si vamos a cambiar disco duro por SSD en un portátil, hay que tener cuidado con este tipo de operaciones, ya que el espacio para el conector es muy limitado. Generalmente suelen ser hasta más pequeños y delgados que los tradicionales HDD, pero repito, prestad mucha atención a las medidas.

Ventajas y desventajas de cambiar disco duro por SSD

Como véis, casi todo son ventajas al cambiar el disco duro de tu portátil por uno del tipo SSD. Aumentamos la velocidad, mejoramos su rendimiento y sobre todo, alargamos la vida útil durante al menos un par de años como mínimo por un precio muy bajo.

Y he dicho casi todo son ventajas, porque la única desventaja que veo yo al hacer este cambio, es que sacrificamos el espacio en muchas ocasiones. Pero eso no quiere decir que no podamos solucionarlo con un disco duro externo, y por qué no, convirtiendo nuestro viejo HDD instalado en el PC en el futuro nuevo disco duro externo.

Hace ya unos meses hice una revisión de los mejores discos SSD donde hablaba también de cómo hacer esta operación para aprovechar el viejo HDD. Os dejo el enlace al artículo porque me parece interesante esta idea de aprovechar el viejo HDD por cuatro duros.

http://eligiendolomejor.com/2019/10/15/disco-ssd/

Procedimiento

Una vez hemos elegido nuestro futuro SSD, el procedimiento para cambiar un disco duro por uno SSD es muy sencillo. Desmontamos la caja del PC o la tapa del portátil donde se ubica el HDD y lo sustituímos por el nuevo. Así, a las bravas, sin más. Os dejo un vídeo de YouTube por si tenéis alguna duda. En este caso el cambio es en un portátil, que me parece más complejo que en un sobremesa, pero dejando de lado las diferencias de tamaños, la metodología es la misma.

Volvemos a colocar todas las tapas de nuestro PC y lo arrancamos. Si no hemos hecho un clonado del sistema al nuevo SSD, deberíamos hacer una instalación de Windows o el sistema operativo que queramos, pero limpia, desde cero.

Y ya tenemos nuestro PC funcionando a toda velocidad por unos pocos euros y sin habernos dejado un riñón en uno nuevo.

Recomendación

Una recomendación importante a tener en cuenta a la hora de hacer este cambio de disco duro por SSD, es comprar la caja para hacer un disco duro externo que hablo en el post que os puse más arriba, porque es mucho más práctico si no queremos perder toda la instalación del sistema operativo.

Al tener la caja para hacer un disco duro externo, podemos conectar en ella el disco SSD y mediante el USB hacer una copia total de la unidad C: (Disco Local de tu equipo), sin archivos personales ni nada, sólo la instalación del sistema operativo con sus programas y demás carpetas. Así, cuando hagamos el cambio del HDD por el SSD, tendremos instalados todos los controladores, programas y configuraciones que habíamos hecho.

De este modo, el cambio de disco duro se vuelve mucho más sencillo y además tienes una caja externa para meter tu viejo HDD y hacer un disco duro externo, que te vendrá bien seguro.

Discos SSD


Éste disco SSD de Crucial es de los más vendidos en Amazon, con capacidad de 500GB y un tamaño adecuado para huecos de 2,5″ en portátiles.

Velocidad lectura/escritura: 560/510 MB/s. Interfaz SATA III. Ideal para informática doméstica y portátiles de gaming.


Velocidad lectura/escritura: 550/520 MB/s. SATA III. No es tan vendido como el primero, pero no tiene nada que envidiarle. Quizá no se vende tanto porque el precio es más elevado, pero en cuanto a características, son dos discos SSD muy parecidos.


Un hermano pequeño de los dos anteriores pero con un precio más asequible. Eso sí, sus velocidades de lectura/escritura se ven reducidas hasta los 450/500 MB/s respectivamente. Su interfaz sigue siendo SATA III.

Yo personalmente me compraría este disco SSD, ya no sólo por el precio, sino por la fiabilidad que me da Kingston y porque es más fino que los anteriores. Así me aseguro que encaja perfectamente en el hueco de un portátil.

Cajas externas para discos

Si alguno estaba pensando que no había puesto discos SSD para PC de sobremesa, está equivocado, porque con este adaptador, cualquiera de los discos de 2,5″ que he puesto antes, te van a valer para tu PC de sobremesa.

Es un adaptador de la marca Sabrent y sirve para que instales un disco SSD de reducido tamaño (2,5″) en el slot de un ordenador de sobremesa de manera perfecta. Sin movimientos ni holguras.

El acabado de esta pieza es extraordinario y además sus contactos son perfectos para no perder velocidad en la transmisión de datos.

Antes de seguir, este adaptador NO es la caja externa para convertir tu disco duro en un disco duro externo.


Ahora sí, ésta ya es la caja dichosa de la que os he hablado. Con ella podréis hacer el volcado del sistema operativo al nuevo SSD y después utilizarla para convertir el disco duro HDD interno en uno externo.

Tened en cuenta que esta caja vale para discos de 2,5″, así que abstenerse los propietarios de PC de sobremesa, porque lo más probable es que vuestros discos duros sean de 3,5″.


Una opción parecida de precio a la de Sabrent, es esta caja que Amazon tiene en su inmenso catálogo y que te puede gustar más o menos que la de Sabrent.

Si tuviera que elegir yo mismo, me quedaría con la de Sabrent sin duda. No tiene luces de LED como ésta, pero es mucho más robusta y da otra sensación.

NOTA: en la web hay enlaces de afiliado, pero ninguno de los productos ha sido propuesto por la marca o por el marketplace que los vende. La decisión de estos artículos y no otros, es únicamente personal del autor del artículo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *