discos duros ssd
Informática

Discos SSD

Introducción al disco duro

Como la gran mayoría sabréis, el disco duro de un ordenador es el dispositivo donde se almacena absolutamente todo el contenido que queramos guardar. Música, fotos, vídeos, juegos, documentos de texto y otras múltiples opciones de contenido digital, tiene cábida en un disco duro. Para que un disco duro funcione y sea capaz de darnos servicio, tiene que tener un sistema operativo instalado. El sistema puede ser un Windows, macOS, Linux, ChromeOS o cualquier otro, pero tiene que estar instalado obligatoriamente en nuestro disco duro.

Discos SSD en Amazon

Si te estás preguntando por qué estoy hablando de cosas tan triviales cuando el título del post es ‘Discos SSD’, es porque quiero que tengas en cuenta que todos los discos duros hacen la misma función y dan el mismo servicio, pero no todos lo hacen a la misma velocidad. Por ello la pequeña introducción básica al disco duro.

Que es un SSD

Un disco SSD es un dispositivo de almacenamiento que utiliza memoria no volátil. El término ‘no volátil’ significa que cuando apaguemos el ordenador, no se perderán los datos almacenados en el disco duro. Sus siglas vienen de Solid State Drive. Es como un pincho USB pero con mucha más capacidad. Y es una gran alternativa a los discos duros tradicionales.

Su tamaño físico es muy parecido a un HDD tradicional de 2.5″ e incluso comparten el mismo conector SATA (conector estándar para discos duros internos). Y digo que es muy parecido, porque seguramente un SSD sea más fino que un HDD y tenga menor ancho. Aun así, está más que comprobado que un SSD es muchísimo más rápido que un disco duro tradicional. Podéis mirar la comparativa siguiente:

https://www.overlogy.net/blogy/comparativa-ssd-o-hdd-cual-es-la-mejor-opcion

comparativa discos duros
Comparativa entre un SSD y un HDD

La imagen comparativa, muestra las velocidades alcanzadas en lectura y escritura con un disco SSD y uno HDD. No estás viendo mal, tranquil@, pero en bloques de 4Kbytes, los SSD alcanzan velocidades de lectura y escritura 20 veces mayor que las de un HDD. Y en secuencias completas son capaces de triplicar su velocidad. Creo que queda bastante claro que uno de estos discos SSD es una muy buena inversión y un punto más a tener en cuenta a la hora de comprarnos un portátil nuevo.

Precio y capacidad

Hasta ahora hemos visto que los discos duros de estado sólido (SSD) son una auténtica maravilla. Pero como en este mundo no es oro todo lo que reluce, en el mundo de la informática no podía ser menos. Y es que una unidad de 240GB alcanza fácilmente los 30€ sin ningún tipo de problema.

Además, si lo comparamos con los HDD tradicionales observamos que por ese dinero tienes cuatro veces más de capacidad, puede parecer que estamos ante un robo claramente. Pero no. Lo cierto es que los SSD son bastante caros de producir y el precio por gigabyte es más caro que en un HDD. Sin embargo hay que reconocerlo, merecen la pena y mucho.

Actualmente ya han bajado de precio considerablemente. Estos precios hace dos o tres años no serían posibles. La fuerte demanda de estas unidades, sobre todo por sus características, ha conseguido que varios fabricantes se pongan manos a la obra para fabricar SSDs a precios competitivos.

Cambiar mi disco duro o no

Si aún con todo lo que te he contado no estás convencido de cambiar tu HDD por un SSD, espera a ver lo que te voy a contar a continuación.

Las velocidades de lectura y escritura de un disco duro de estado sólido superan con creces a las de un HDD. Si esto es así, nuestro sistema operativo, que está instalado en el disco, también será mucho más rápido. Y esto no me lo estoy inventando, sino que es pura lógica. Tenemos una unidad de disco cuatro veces más rápida (como mínimo), por lo tanto el procesador va a poder resolver las peticiones que el usuario haga al sistema más rápido. Todos ganamos así, sin trampa ni cartón.

Ayuda para cambiar tu disco por uno SSD

Éste es uno de los motivos por el que veo muy recomendable cambiar nuestro disco duro por uno de estado sólido. La rapidez que ganas sobre todo al iniciar Windows o cualquier otro sistema operativo, es asombrosa. Notarás el cambio nada mas arrancar el ordenador. Funciones como copiar archivos pesados de un directorio a otro en la misma unidad, serán coser y cantar. Abrir programas como Photoshop o Matlab en pocos segundos es una sensación que al experimentarla, no te arrepentirás de haber hecho ese cambio. Te lo aseguro y por ello te animo a hacerlo.

Qué pasa con la capacidad que pierdo

Al hacer el cambio y no querer dejarnos un riñón, la capacidad de almacenamiento que se pierde puede suponer un gran problema para algunos. Pero tranquilos todos, que no se acaba el mundo.

Estamos en el mundo de las ‘nubes’ o almacenamientos online, de los dispositivos extraíbles y de los discos duros externos. Así que el almacenamiento interno de un portátil es el menor de tus problemas. Con una unidad de 240GB es más que suficiente para instalar el sistema operativo con varios programas pesados, y aun así seguir teniendo espacio suficiente para tus contenidos.

Opción acertada

Si crees que aparte de gastarte el dinero en un SSD también tendrás que gastar dinero en un disco duro externo, ahí te equivocas. Porque lo suyo es que el disco duro que quites de tu portátil, lo integres en una caja para discos duros externos, que llevan un puerto USB y así tienes un disco duro externo por muy pocos euros.

Como ves, todo son ventajas. Ganas velocidad para tu portátil y al mismo tiempo que reduces su almacenamiento interno, ganas un disco duro externo de 2.5″. ¿Quién iguala o sube la puja?. Es imposible. Porque con esta jugada podrás utilizar tu portátil durante algunos años más y así ahorrarte cientos de euros en uno nuevo.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *